Andrés Pascual | Cuento contra la violencia de género
21875
post-template-default,single,single-post,postid-21875,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.5,menu-animation-underline-bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Cuento contra la violencia de género

Cuento contra la violencia de género

LA PRINCESA DE TODOS LOS CUENTOS
(Un cuento contra la violencia de género)

Érase una vez una mujer que quería vivir la vida de las princesas de los cuentos.
Quería que sus largos cabellos rubios brillasen bajo un sol perpetuo, vestir sedas traídas de Oriente, jugar al escondite con un conejo ataviado con sombrero de copa, morder manzanas siempre rojas, dormir a pierna suelta hasta que el roce de unos labios la arrancase de los más dulces sueños y, cada mañana, mirarse en un espejo que le susurrase: eres la mujer más bella de este mundo.

Una tarde de vendimia, mientras la mujer se secaba el sudor de la frente bajo el sol del ocaso, reconoció sobre una loma la figura de un hombre que parecía un príncipe recién apeado de su caballo: gallardo, piernas robustas, un poco despistado…
Aquél, sintiéndose observado, se giró. La contempló durante unos segundos con los ojos entornados y, sin dudar, echó a andar hacia ella.
Cuando estuvo a su lado, con su voz ronca e inundada de aire le dijo: Eres mía.
Sí, respondió ella, soy tuya. Tuya, al igual que estos rayos que se recuestan sobre las parras pertenecen al sol. Porque sin ti ya no existo, porque sin ti no soy nada.

El príncipe la condujo a su palacio, o así lo veía ella por alguna suerte de hechizo.
Un hechizo débil, porque la mujer no tardó en darse cuenta de que ningún cuento casaba con su nueva vida.
Él le obligó a cortar sus largos cabellos rubios, porque no era decente provocar a los varones de la corte. Miraba con desprecio los vestidos de seda que ella misma cosía para gustarle. Y cuando la mujer le empujaba en broma y le proponía jugar al escondite en el jardín como dos amantes furtivos, él le preguntaba: ¿Acaso ves a nuestro alrededor alguna razón para reír?

Entre miradas de soslayo y largos silencios tuvieron dos gemelos. La mujer pensó que eran un regalo de los dioses; o más bien que eran los dioses mismos bajados a esta Tierra para ayudarle a escribir, por fin, su propio cuento.
Pero sus hijos no eran dioses sino ángeles, con frágiles alas que se quebraban ante los gritos de un príncipe que, día tras día, se hacía merecedor del título nobiliario de príncipe de las tinieblas.

La mujer, haciendo gala de su fortaleza, pensó que suya era la culpa y que sólo ella podía arreglar su cuento. Y recorrió todas las fruterías de la ciudad buscando manzanas rojas, pero de todas salían gusanos; y preguntó en todas las farmacias de guardia si vendían algún elixir del amor como los que utilizaban las brujas, pero sólo obtuvo gestos de extrañeza.

Una noche fría como el silencio de los velatorios, la mujer sintió que un huracán le golpeaba la cara. Pero no era un huracán. En aquel tenebroso palacio ni siquiera corría el viento.
Se llevó la yema de los dedos al rostro y palpó la marca de la mano del hombre. Una gran mano abierta impresa sobre su rostro de porcelana.
No podía creerlo. Abandonó corriendo la habitación, se encerró en su dormitorio y sacó su espejito mágico del aparador.
Dilo, por favor, dilo, suplicó en silencio, esperando escuchar las palabras ansiadas. Pero el espejo no habló. No le dijo: eres la mujer más bella de este mundo.
El callado cristal estaba poblado de una densa niebla que, al disiparse, le mostró las grietas. Grietas en la porcelana. Cada vez más y más grietas, como un terremoto que vejaba las colinas y valles de su cara, lleca de sentimientos.

¿Qué podía hacer?, se preguntaba ella. Él era su príncipe. ¿Acaso no seguía siendo aquél que descubrió gallardo sobre una loma, recién apeado del caballo? ¿Acaso sus piernas no seguían siendo igual de robustas y su aspecto igual de despistado? Él la necesitaba. Ella era suya. Sí, suya. Porque sin él ya no existía, porque sin él no era nada.

Estaba confusa… también agotada. Pensó que lo que necesitaba era relajarse y dormir. Seguro que al despertar lo vería todo con más claridad. Dormir hasta que el roce de unos labios la arrancase de los más dulces sueños, y la devolviese a un mundo en el que los árboles fueran de algodón de azúcar.
Pero todos los colchones en los que se tumbaba pinchaban como camas de faquir. No podía conciliar el sueño. Le aterraba pensar en que, si cerraba los ojos, quizá no despertase jamás. Ya no había ningún príncipe para besarla mientras dormía…
Estaba condenada a vivir, eternamente despierta, en un mundo de pesadilla.

Todo enmudeció a su alrededor. Llegó un día en el que ya ni siquiera sonaba el tic tac de los relojes: hasta el tiempo temía pasar por aquel castillo, convertido en prisión. Las estancias se transformaron en celdas de castigo; los pasillos estaban flanqueados por barrotes de suelo a techo, de entre los cuales emergían brazos huesudos que intentaban agarrarle las ropas.
La mujer estaba sola. Sola en un mundo de espectros, arrojada al interior de una mazmorra cubierta de paja y excrementos.

Sus gemelos también se volvieron mudos. Cuando se cruzaban con ella por el castillo-prisión la miraban con la expresión plana de las caretas de las tragedias griegas. No querían que nadie supiera qué sentían; no querían que nadie supiera que existían. Incluso habían conseguido que sus corazones latieran más lento y más suave, para no llamar la atención.
Cuando la mujer se percató de ello, comenzó a llorar. No fue un llanto disimulado en un rincón. Tenía que llorar al mismo tiempo por ella y por sus gemelos, y lloró un minuto tras otro, formando olas y mareas.

Lloró tanto, que tuvo miedo de que el castillo se inundase y se ahogasen los gemelos, por lo que abrió la ventana para que el océano de lágrimas se vertiera hacia el foso.
Fue entonces cuando escuchó aquella melodía. Provenía de una carreta que pasaba junto a la muralla: “Help! I need somebody. Help! not just anybody”, canturreaba el cochero, recordando una vieja canción de los Beatles en la que alguien pedía ayuda…
¡Help!, gritó la mujer. Lo hizo sin pensar, sin dirigirse a nadie. O más bien dirigiéndose al universo entero.
¡Help! ¡Ayuda!

Al escuchar aquel grito liberado, el teléfono que reposaba en la mesilla de su dormitorio comenzó a vibrar. En la pantallita parpadeaba un cartel que decía: <<Sólo tienes que descolgar>>.
Apenas cogió el auricular, al otro lado comenzaron a sonar voces enérgicas y voces dulces. Voces que nunca había escuchado, o que nunca había sabido oír. Las voces simultáneas de todos los cuentos. Voces de duendes, de gnomos, de hadas y piratas con parche en el ojo y un garfio por puño que se aferraban a un cabo y gritaban: ¡Marineros, preparad los cañones y virad a estribor! ¡Encaramad este galeón a una ola que no se detenga hasta llegar al castillo de la princesa de todos los cuentos! ¡Más deprisa, que la princesa nos espera asomada a una ventana enrejada!

Los piratas se instalaron en el patio. ¡Nadie nos moverá de aquí, no hasta que recuperes la sonrisa!, gritó el capitán. ¡Y que no se le ocurra al príncipe de las tinieblas asomarse por estas tierras!
A partir de entonces, todo cambió en el interior de aquellas murallas de piedra. Siete enanitos aparecidos por alguna suerte de encantamiento se ocuparon de redecorar el palacio. A la mujer le divertían sus graciosos nombres: el enanito fiscal, el enanito acompañante, el enanito juez… Pero lo cierto es que, desde su llegada, la luz de las velas tiñó las paredes de sosiego, y hubo fuego en las chimeneas para calentar las estancias.

Agradecida, la mujer dio un abrazo a cada enanito.
El enanito psicólogo le robó dos besos y, a cambio, le dijo: Cuando vuelvas al campo verás que todos los girasoles están cabizbajos, esperando tu nuevo amanecer.
Estoy bien, le aseguró ella con una extrema dulzura, Pero no sé si merezco volver a amar…
Y el enanito, estirándose de puntillas para acariciar la porcelana ya reparada, le reveló: Incluso en la noche más oscura surge un sol para iluminar nuevos caminos por andar. Sólo hace falta cerrar los ojos y mirar al cielo con el corazón.

El primer día de la siguiente primavera, mientras la mujer observaba sentada en un banco cómo sus hijos jugaban en el parque, escuchó pisadas en la gravilla.
Se volvió lo justo para mirar de refilón a un hombre que se acercaba. No llevaba ropas de príncipe. Quizá fuera paje, quizá campesino, o quizá un juglar buscando versos entreverados en los setos.
Sintió una punzada en el corazón. Sobresaltada, volvió a concentrarse en sus hijos. Cuidado, les gritó, no os impulséis tan fuerte en el columpio. Y de forma instintiva recogió su pelo en una coleta.
No deberías hacerlo, le dijo el hombre.
Ella se giró, ahora sí, para mirarlo a los ojos.
¿Por qué has dicho eso?, le preguntó.
Y él contestó: Porque esos cabellos deberían brillar bajo un sol perpetuo.
La mujer se estremeció.
Él sonrió. No le dijo: Eres mía. Ni tampoco: Soy tuyo.
Se limitó a abrazarla mientras le susurraba al oído: Ven aquí, amor mío, que los dos somos uno.

FIN

(La foto se la tomé este verano en Shangri-La, muy cerca del Tíbet, a una pareja de novios que desprendían esa bellísima luz de los corazones enamorados.)

Los dos somos uno.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.